Para qué sirven los probióticos en cápsulas y alimentos

Los probióticos sirven para formar la flora intestinal, proteger contra infecciones bacterianas y fúngicas y mejorar la respuesta del sistema inmunitario.

Probióticos, para qué sirven

Son un grupo de bacterias beneficiosas para la salud que forman la microbiota humana. Es muy común preguntarse ¿Para qué sirven los probióticos? Y tener dudas sobre si realmente funcionan, tienen propiedades para adelgazar o, simplemente son una serie de pastillas que se utilizan con efectos placebos.

probióticos para que sirven

En forma de suplementos dietéticos o como bacterias vivas, los probióticos tienen beneficios para la salud de los humanos. Componen la flora intestinal, el conjunto de microorganismos que estimulan la digestión y ayudan a procesar mejor los alimentos y, junto con los prebióticos pueden hacer que te sientas mejor.

La microbiota se compone de muchos tipos de bacterias y, entre ellas, encontramos los mejores probióticos. Así pues, a continuación, indicamos para qué sirven los probióticos para facilitar que tú mismo puedas sacar tus conclusiones:

  • Adelgazar y contra la obesidad.
  • Formar la flora intestinal de los recién nacidos.
  • Mejorar la digestión.
  • Aumentar la absorción de minerales esenciales como el magnesio, hierro y calcio.
  • Eliminar los gases intestinales.
  • Contra el mal aliento.
  • Fermentar los carbohidratos procedentes de la comida.
  • Disminuir la inflamación del intestino.
  • Favorecer el funcionamiento del colon.
  • Regular el tránsito intestinal.
  • Síntesis de vitaminas.
  • Mejorar al sistema inmunitario y defender el tracto intestinal de bacterias dañinas.
  • Regular el pH de la piel.
  • Incentivar la formación de vasos sanguíneos (angiogénesis).
  • Reducir la probabilidad de padecer diabetes tipo I.
  • Producir ácidos grasos de cadena corta (ACGC).

Adelgazar

Otra gran ventaja de los probióticos es su efecto contra el aumento de peso y la obesidad. Aunque parezca mentira, estos pequeños organismos facilitan la asimilación de los nutrientes, haciendo que sean aprovechados mejor y que se forme menos células adiposas.

Al provocar que se absorba mejor el calcio y, además, regular el colesterol LDL tienen beneficios para el sistema cardiovascular y óseo, pero también, según ha demostrado un estudio realizado por la Universidad de Navarra las bifidobacterias reducen la formación de grasa localizada.

El yogur es muy rico en bifidobacterias y, estas, regulan la función del calcio en el organismo que, también, está relacionado con el metabolismo de las grasas.

Los probióticos para adelgazar funcionan

Al estar más disponible el calcio en el organismo, hay una menor acumulación de nutrientes sobrantes. Algo que provoca que haya menos riesgo de obesidad y, también, que tengas un cuerpo mejor. Más esbelto y con menos michelines.

Pero para adelgazar también hay que comer bien, sí que es importante cuidar la alimentación, mantener un estilo de vida saludable, hacer algo de ejercicio y tomar yogures con bífidos.

Si te interesa estos efectos de los probióticos te recomendamos que leas los beneficios del Lactobacillus rhamnosus. Lo puedes encontrar en alimentos prebióticos como el yogur, los encurtidos, las ciruelas umeboshi y en el chucrut.

Ah, y tampoco te olvides de tomar prebióticos o mejor aún, incluir en tu dieta alimentos simbióticos.

Flora intestinal

La flora o microbiota intestinal es el conjunto de bacterias que habitan el intestino. Es importantísima para poder digerir, asimilar y aprovechar nutrientes de los alimentos y, esta, está formada por millones de especies de bacterias, todas consideradas como probióticos.

flora intestinal

En efecto, todas las personas y animales tenemos en nuestro interior pequeños microorganismos que viven en simbiosis con nosotros. Ellos, las bacterias, se benefician de la protección del organismo y consiguen nutrientes. Nosotros, los humanos, nos beneficiamos de los probióticos en la digestión de los alimentos.

Gracias a la flora intestinal podemos realizar la síntesis de vitamina B, vitamina K y mejorar la absorción de minerales.

Digestión

Para la digestión son realmente buenos. Algunos de los probióticos considerados como bacterias del ácido láctico reducen la acidez estomacal, regulando el pH y haciendo que los jugos gástricos provoquen menos molestias.

Al establecer un pH apto para el tracto digestivo, es inhibido el crecimiento de bacterias patógenas.

Absorción de nutrientes

Al regular la flora intestinal, aumentarla y mejorar su funcionamiento los alimentos son procesados mejor y, esto, provoca que los oligoelementos que contienen se conviertan en biodisponibles.

Los probióticos nos ayudan con la absorción de los minerales, haciendo que estén disponibles en mayor cantidad.

Además, el tracto digestivo puede conseguir más calcio que, a su vez, es importante para tener huesos fuertes, gruesos y evitar la descalcificación, muy común en mujeres después de la menopausia cuando es frecuente que aparezca osteoporosis.

Gases intestinales

Los probióticos para los gases intestinales son excelentes. Consiguen que se produzca menos CO2 en el tubo digestivo al acelerar la digestión de los alimentos. Como son bacterias fermentativas disminuyen el tiempo que los alimentos están en el estómago y el intestino, evitando, en la mayoría de los casos la formación de gas intestinal que provoca malestar.

En muchos casos están recomendados, sobre todo si sufres habitualmente meteorismo, flatulencia o tienes la necesidad de eructar con frecuencia.

Pero además de frenar los gases, los probióticos eliminan las digestiones pesadas. Algo que, en la práctica, hará que te sientas mejor, con menos pesadez de estómago y menos ardores.

Mal aliento

Algunas personas padecen halitosis crónica debido a un empobrecimiento de la flora intestinal o por problemas digestivos. En este caso, los probióticos son un remedio para el mal aliento ya que sirven para restablecer la microbiota intestinal, la misma que nos ayudará a digerir bien los alimentos, evitando que se pudran en los intestinos.

Esto, como ya hemos mencionado, tiene un gran conjunto de beneficios para la salud.

Por un lado, los probióticos pueden evitar el mal aliento, pero, además, también que te sientas hinchado, con pesadez de estómago y, por si fuera poco, regulará el tránsito intestinal, haciendo que seas más regular con tus deposiciones.

Pero enfocándonos en lo que conocemos por mal aliento, se ha conseguido aislar un grupo de lactobacilos que tienen beneficios contra la halitosis.

En concreto se trata de Lactobacillus Salivarius WB21, una cepa probiótica que funciona como tratamiento para el mal aliento.

Para que funcione, hay que tomarlo durante 14 días, mejor durante 28 días para conseguir regular la flora bucal. De esta forma, es posible inhibir el crecimiento de la placa bacteriana y los gérmenes que producen pestilencia en la boca.

Te recomendamos que leas toda la información sobre Lactobacillus Salivarius WB21 y el mal aliento.

Inflamación intestinal

Síndrome del intestino irritable

Colitis ulcerosa, intestino irritable, enfermedad de Crohn… todas estas enfermedades están relacionadas con la inflamación del intestino, produciendo una serie de síntomas y molestias que impiden que la persona que las padece puede desarrollar una vida completa y feliz.

Además de ser necesario establecer una dieta adecuada puede ser conveniente incluir alimentos probióticos o, en su defecto, tomar uno de los muchos suplementos con millones de bacterias vivas.

Por ejemplo, para el síndrome del intestino irritable se ha descubierto que Lactobacillus acidophilus Rosell-52 es beneficioso para tratar los síntomas. Reduce el dolor y el malestar general que el SII produce.

Si bien no es un tratamiento que elimine las causas, sí que puede actuar como complemento, es decir, que al mismo tiempo que se sigue el tratamiento médico ayudará a que la persona tenga menos molestias asociadas con el intestino irritable.

Se recomienda tomar L. acidophilus con L. rhamnosus, ambos bacterias probióticas de la especie lactobacilos.

Sistema inmune

Sistema inmunitario

Aumentan la inmunidad intestinal, haciendo que los intestinos se adapten al entorno y sean más resistentes contra el ataca de gérmenes y microbios.

Los microorganismos crean un pH inadecuado para muchas bacterias y levaduras que causan infecciones, frenando su proliferación.

Asimismo, los probióticos para el sistema inmune actúan como moduladores, ofreciendo también la ventaja de segregar más citoquinas.

Otra propiedad del probiótico en la dieta humana es que favorece la diferenciación de los linfocitos B, células que componen el sistema inmunitario y que tienen la función de fabricar anticuerpos contra los antígenos. De esta forma, se pueden detectar gérmenes y luchar contra ellos antes de que la infección se haga grande.

Enfermedades de la piel

En la piel podemos encontrar una gran cantidad de bacterias, cerca de 19 filos que tienen efectos protectores y reguladores del pH cutáneo.

La microbiota de la piel es importantísima. Sin ella, estaríamos desprotegidos contra hongos y bacterias que camparían a sus anchas.

La salud dérmica se basa en una correcta higiene y, también, en el ecosistema microbiano.

Al disponer de la flora dérmica se crea una barrera contra la invasión bacteriana, manteniendo mejor el funcionamiento del sistema inmunológico y dando tiempo al organismo que responda cuando hay un ataque por parte de microorganismo.

Además, muchas patologías cutáneas como dermatitis atópica, rosácea, psoriasis y acné se ven afectadas por infecciones que, con una correcta flora de la piel se podrían reducir.

Para la piel, el probiótico que funciona mejor es Lactobacillus rhamnosus GG.

Aumento de la síntesis de vitaminas

Otro de los beneficios o para qué sirven los probióticos es para sintetizar vitamina B y K.

Las vitaminas del grupo B están relacionadas con el metabolismo celular, protegiéndonos contra la radiación solar y el daño en el ADN. Asimismo, la deficiencia de vitamina B2 está asociada con un aumento del cáncer de colon.

Los probióticos nos ayudan a tener más vitamina B en el organismo (tiamina, riboflavina, niacina, ácido pantoténico, piridoxina, biotina, ácido fólico y cobalamina).

En cambio, con la vitamina K encontramos beneficios para el desarrollo del cuerpo. Esta vitamina es esencial para poder formar nuevos tejidos, aumentar la masa muscular y producir material óseo. También está relacionada con la coagulación de la sangre, produciéndose hemorragias cuando hay una deficiencia de vitamina K.

Así que, además de ofrecernos protección, los probióticos sirven para regular el metabolismo y sintetizar vitaminas necesarias para una correcta salud.

Alergias

Otro de los grandes problemas del mundo occidental y el desarrollo son las alergias. Cada día son más numerosas por la contaminación, el uso de químicos y los alérgenos de toda índole.

Como la alergia es un tema muy actual, algunos investigadores han desarrollado una cepa de probiótico especial, que tiene beneficios para el sistema inmunitario y que favorece que este funcione mejor.

Lactobacillus acidophilus L-92 es una clase de lactobacilo que funciona bien para regular las alergias. Está probado en personas con alergia al polen y rinitis alérgica, produciendo efectos beneficiosos, es decir, menos malestar, menor secreción nasal y liberación de las vías respiratorias.

  1. acidophilus tiene efectos antialérgicos, y esto es una gran ventaja cuando llega la primavera.

Prevenir infecciones

Mediante el crecimiento de bacterias beneficiosas para la salud impedimos que las patógenas puedan colonizar el intestino, el tracto genitourinario, así como las vías respiratorias.

Los probióticos sirven para prevenir infecciones producidas por bacterias, hongos y levaduras. Muchas infecciones y enfermedades como la colitis pueden hacerse más llevaderas cuando se toma probióticos.

Al reforzar su crecimiento y añadirlos de forma oral, el número de bacterias beneficiosas aumenta, reduciendo el espacio para las que no lo son.

Enfermedades inflamatorias

Tienen un papel importante en la disminución de los síntomas de enfermedades como Crohn, intestino irritable y muchos otros tipos de padecimientos humanos.

Los probióticos regulan la función intestinal, reduciendo las molestias y aliviando el estreñimiento y la diarrea.

Infección por Candida (Candidiasis)

En muchos casos nos ayudan a frenar la proliferación de patógenos como Candida albicans, el causante de la candidiasis.

Si bien no es un tratamiento farmacológico, los probióticos para candida hacen que este tipo de hongo crezca más despacio, teniendo menos cantidad de nutrientes y menos espacio donde duplicarse.

Estreñimiento y diarrea

El taponamiento de las heces y la dureza de las mismas es uno de los problemas más habituales en la población adulta, pero también en ancianos y niños.

Los probióticos para el estreñimiento nos ayudan a equilibrar la flora intestinal, produciendo un efecto beneficioso sobre la digestión de los alimentos y la expulsión de los residuos del metabolismo. Facilitan la absorción de agua, evitan que las heces sean demasiado duras.

¿Son mejores las cápsulas de probióticos que los alimentos?

Aunque ambos contienen millones de bacterias beneficiosas para la salud, los probióticos en cápsulas tienen mayor efectividad. El motivo es que contienen mucha más cantidad de lactobacilos y bifidobacterias, reuniendo distintas cepas para conseguir dar mayores beneficios.

Sin embargo, tomar alimentos probióticos es muy saludable, aunque funciona mejor para prevenir que curar.

En cambio, las cápsulas, pastillas o los probióticos en polvo son más eficaces como tratamiento complementario (coadyuvante). Por ejemplo, ante una infección por Candida o para aliviar el estreñimiento. Si tomas yogur o alimentos fermentados facilitarán la curación, pero, como el número de bacterias puede ser variable, los efectos también lo serán.

En cambio, al obtener un preparado las dosis de probióticos serán mucho mayores, pudiendo elegir el adecuado para cada caso, es decir, que los hay para la diarrea, el estreñimiento, pero también enfocados en la flora intestinal, las alergias y otros momentos.

En cualquier caso, te recomendamos que guardes este artículo y que tomes probióticos en alimentos regularmente. En caso necesario, puedes revisarlo para encontrar el probiótico adecuado a tu necesidad o bien consultarnos para que busquemos el mejor.

4.9/5 (17 Reviews)

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest